Las Plataformas de Negocio

Tengo un compañero del gimnasio que vive cómodamente de su actividad profesional independiente; pero no puede prescindir de su vocación personal de emprendedor.

Hace unos días me comentó que había decidido montar un bar de tapas en franquicia y calculaba que esto significaba una inversión inicial de 250.000 € que había realizado fiándose de una serie de estimaciones que le garantizaban un rendimiento muy superior al de los debilitados mercados financieros.

No es moco de pavo esta suma de dinero, aunque sea fácilmente justificable si se considera la complejidad del entramado que debe implantarse para arrancar con este negocio; pero también hay que reconocer que constituye una considerable barrera a la entrada de nuevos emprendedores.

Pero así es y continuará siendo en la mayoría de los negocios tradicionales, aunque la situación está cambiando en la Economía Digital.

Los negocios necesitarán siempre de una Plataforma para implantarse y prosperar en los mercados en que operan; pero la Digitalización ha cambiado radicalmente el papel de las Plataformas de Negocio descargándolas de su carácter de Barreras a la Entrada y convirtiéndolas en Oportunidades para la Innovación.

Entonces ¿Qué es lo que ha cambiado en las Plataformas de Negocio con la Digitalización?

Pues para empezar, se han “Virtualizado” progresivamente, desprendiéndose del soporte físico para la ejecución de la mayoría de las operaciones del negocio y convirtiendo las imprescindibles en subcontratas que se gestionan de forma independiente.

Esta “virtualización” ha permitido una mejora espectacular de las prestaciones a la vez que un aumento de la productividad y de la comodidad en la utilización por los clientes gracias al soporte de la Inteligencia Artificial.

Si tu objetivo es vender algo en una tienda puedes montarla fácilmente a través de servicios como Shopify y emular a los grandes minoristas como Amazon o eBay. O simplemente empezar a vender en una de esas plataformas que ofrecen espacio para todo aquel que quiera usarlo junto con todas sus capacidades de gestión. Y así para cualquier tipo de negocio que se te ocurra.

Sin olvidar que la Digitalización ha permitido la proliferación de productos y servicios que como la música y el video que son en si mismos digitales y constituyen el objeto de innumerables oportunidades de negocio sobre plataformas “nativamente” digitales.

Pero no se trata solo de “virtualización” de las plataformas de los negocios de siempre. La Digitalización ha permitido la transformación radical de la naturaleza de muchos procesos de negocio e incluso dado origen a nuevos Modelos de Negocio basados en plataformas digitales innovadoras.

Por ejemplo, las Redes Sociales que se basan en la reunión de innumerables “no clientes” que se aglutinan alrededor de intereses comunes y crean relaciones de confianza e interés entre ellos que son el caldo de cultivo para la aparición de oportunidades de negocio insospechadas.

Facebook y Linked In son solo los ejemplos arrolladores por pioneros en este campo; pero el Modelo Plataforma ya se está consolidando como una de las estrellas del catálogo de Osterwalder y Pigneur.

O las Cadenas de Bloques basadas en la desencriptación por una multitud de agentes independientes de transacciones u otro tipo de registros encriptados que se almacenan encadenados para garantizar su consistencia y que han servido para la creación de “criptomonedas” como el Bitcoin; pero que ya se apuntan como sustitutivos de los sistemas de registro y acreditación existentes y caminos para su expansión universal.

Y por último; pero no por ello menos importante, la Digitalización ha abaratado y facilitado en proporciones espectaculares la disponibilidad de “servicios de plataforma” digitales para todo el que los necesita.

Empresas como Amazon Web Services alquilan servidores “en la nube” del tamaño deseado y por el tiempo que se desee para operar en Internet desde la escala de los principiantes hasta la cobertura de las puntas de demanda de los más grandes.

El “Software as a Service” permite disponer de los sistemas digitales más avanzados en el grado y durante el tiempo que sean necesarios, pagando exclusivamente una cuota por los servicios prestados y disponiendo de un servicio de mantenimiento y actualización que serían prohibitivos para sistemas propietarios.

Basta un breve recorrido por los buscadores de Internet, para darse cuenta de que las Plataformas de Negocio han dejado de ser una Barrera para convertirse en una Oportunidad en la Economía Digital.